Ciberacoso y ciberbullying

Conocerlo, prevenirlo y combatirlo


1 comentario

El Parlamento gallego pide medidas contra el ciberacoso

Los grupos parlamentarios gallegos acordaron hoy por unanimidad pedir a la Xunta un plan de información, prevención y detección del ciberacoso, así como la proyección de una campaña de sensibilización y concienciación para jóvenes sobre el uso y riesgos de las nuevas tecnologías.

Solicita además el establecimiento de un punto de información y ayuda a las víctimas de acoso por Internet y a sus familias, así como un web que advierta de contenidos nocivos, aconseje a los padres acerca de ellos y ofrezca información de sistemas de filtrado.

Los grupos parlamentarios abogaron también por que se realicen actividades para asociaciones de madres y padres de alumnos que permitan incrementar su grado de conocimiento en los usos de nuevas tecnologías, y por un programa de formación del profesorado habrá de adoptar una actitud proactiva sobre la utilización de las nuevas tecnologías por el alumnado para reducir las amenazas y contribuir a la formación de una ciudadanía digital responsable.

Entre los problemas de los que advirtieron los parlamentarios gallegos está acceso de menores a webs pornográficos, violentos o xenófobos, la facilitación de datos personales, y enlaces a través de los que contactaron e incluso se citaron con desconocidos.

También incidieron en la brecha digital importante que existe en Galicia y el desconocimiento total en esta materia de la comunidad educativa, el profesorado y los padres.

Abogaron por tanto por la alfabetización digital en Galicia pero sin ponerle puertas al campo.

Fuente: ABC


Deja un comentario

Los Centros educativos piden medidas contra el acoso a profesores en la Red

Un viejo problema de las aulas ha cobrado nueva dimensión. La clásica broma pesada que antes se escribía en la pizarra, o se transmitía en un papel arrugado de pupitre en pupitre, ahora flota en el ciberespacio: el acoso a los profesores. Hay centros que reclaman “un protocolo” para saber cómo actuar cuando se descubre el problema y una especie de “ciberinspectores” que velen por que se respeten unos límites

En uno de los institutos más señeros de Vigo, varios estudiantes crearon una web para decir de los profesores lo que nunca les dirían a la cara. Según el director del centro, empezaron “poniendo a caldo” a uno de los docentes y luego, al comprobar el éxito que tenían los insultos entre el alumnado, dispararon en otras direcciones. “Era una página abierta en la que podía entrar cualquiera. Algo durísimo. Se metían con los profesores y también con algunos compañeros. Se reían, por ejemplo, de sus enfermedades y desgracias personales, todo lo sacaban a relucir sin el más mínimo pudor”.

En el instituto todo el alumnado estaba al tanto y visitaba la página. Un día, por casualidad, se enteró un profesor y éste alertó al director. Se abrió una investigación interna y se identificaron estudiantes de varias clases como implicados. “Se les abrió expediente disciplinario y se resolvió con un cambio de centro”. La expulsión definitiva de un puñado de alumnos surtió efecto: ha pasado el tiempo, y la dirección reconoce que los estudiantes tienen blogs y participan en foros diversos de Internet, colgando fotos y haciendo comentarios, pero no le consta que haya “despellejamiento”.

El instituto de un pueblo de la Costa da Morte acaba de expulsar a un alumno durante una semana por burlarse de una profesora y varias compañeras “poco agraciadas” colgando sus fotos retocadas y comentadas en un blog. Según el responsable del IES, que como todos los que han detectado el problema prefiere no ser identificado, “el 80% de los chicos de 14 y 15 años tienen blog”, o al menos una dirección propia en portales originalmente creados para ligar, como Metroflog o Fotolog. “Y eso que el ADSL sólo llegó aquí hace tres años”, comenta asombrado.

Para la Consellería de Educación, éste es un fenómeno nuevo. Más nuevo incluso que el de los padres que insultan a los profesores a través también de blogs. No puede cuantificarlo porque, en general, los casos “se resuelven dentro de la comunidad educativa como faltas de convivencia”. Sin embargo, ya hay centros que reclaman “un protocolo” para saber cómo actuar cuando se descubre el problema y una especie de “ciberinspectores” que velen por que se respeten unos límites. “Debería haber personal experto, si no es posible en cada centro, al menos uno para cada tres”, sugiere el jefe de estudios del turno de noche de uno de los institutos más antiguos de A Coruña.

“El sistema educativo está en la frontera”, explica un director, “porque éste es un mundo paralelo y los chicos navegan desde sus casas. Si la convivencia en el aula se ve perjudicada tenemos que intervenir, pero los únicos que pueden obligar al menor a borrar los insultos, los únicos que pueden requisarle el móvil y retirarles la conexión a la Red, son los padres. Y la mayoría no tienen ni idea de lo que hacen sus hijos”.

Fuente Elpaís.com


Deja un comentario

Edad de consentimiento y ciberacoso

La edad de consentimiento en españa queda delimitada en los 13 años. Dos denuncias concretas parten de Vigo pero además de Martah y Linda17, los nombres figurados de dos adolescentes pontevedresas de 15 y 16 años, la brigada de delitos informáticos del Cuerpo Nacional de Policía investiga decenas de delitos que se suceden en los chats de Internet. El caso de Martah y Linda17 sucedió en una de las múltiples comunidades que se reparten por la Red. Después de entablar conversaciones con otros jóvenes sobre música y televisión, ambas menores recibieron la misma oferta de un desconocido: 20 euros de recarga en el móvil a cambio de desnudarse ante la cámara del ordenador. Ambas rechazaron la propuesta, abandonaron la sala y se debaten ahora sobre si llevar o no su caso a los tribunales.

Fuentes de la Brigada de Delitos Informáticos no ven delito en este ofrecimiento, dado que la edad de consentimiento sexual en España se sitúa en los 13 años. “Sí lo habría si las chicas aceptasen, alguien grabase la escena y luego las imágenes se utilizasen para extorsionar a las jóvenes”. Ese fenómeno, el grooming no es nuevo para este cuerpo especializado de la Policía. Se trata de episodios de acoso, amenazas y coacciones por parte de “personas que acceden a la red, encuentran cibersexo y luego utilizan las imágenes para extorsionar”. La policía asegura que son perfiles fáciles de perseguir porque operan desde sus propios ordenadores.

Los agentes han descubierto en las mismas comunidades virtuales estafas en el sentido opuesto. Mayores que se camuflan bajo nicks de adolescentes para ofertar sexo a cambio de llamadas de teléfono por las que un puñado de empresas facturan luego cantidades millonarias.

nformación extraída de: El País